Copia de Azul Plano y Minimalista Spa Sa

Transplante

de Córnea

Un trasplante de córnea (queratoplastia) es un procedimiento quirúrgico por el cual se reemplaza parte de la córnea con tejido de la córnea de un donante. La córnea es la superficie transparente en forma de cúpula del ojo. Es por donde la luz ingresa al ojo y es una gran parte de la capacidad del ojo para ver con claridad.

Un trasplante de córnea puede restaurar la vista, reducir el dolor y mejorar el aspecto de una córnea dañada o afectada por la enfermedad.

La mayoría de los trasplantes de córnea son procedimientos exitosos. Sin embargo, el trasplante de córnea conlleva un pequeño riesgo de complicaciones, como el rechazo de la córnea del donante

Por qué se realiza

Un trasplante de córnea se emplea con mayor frecuencia para restaurar la visión a una persona con una córnea dañada. Un trasplante de córnea también puede aliviar el dolor u otros signos y síntomas relacionados con enfermedades de la córnea.

Con un trasplante de córnea, se puede tratar una serie de enfermedades, entre ellas:

  • Una córnea que crece hacia afuera (queratocono).

  • Distrofia de Fuchs, una enfermedad hereditaria.

  • Adelgazamiento o desgarro de la córnea.

  • Cicatrices de la córnea, causadas por una infección o lesión.

  • Hinchazón de la córnea.

  • Úlceras de córnea que no responden al tratamiento médico.

  • Complicaciones causadas por una cirugía ocular previa.

Resultados

La mayoría de las personas que recibe un trasplante de córnea logra que su visión quede al menos parcialmente corregida. Lo que puedes esperar después del trasplante de córnea depende del motivo de la cirugía y de tu salud. El riesgo de complicaciones y rechazo de córnea continúa durante años después del trasplante de córnea. Por este motivo, consulta al oftalmólogo una vez por año. El rechazo de córnea a menudo puede controlarse con medicamentos.